miércoles, 1 de agosto de 2012

España - Francia 1927, el debut


Selección española que abrió el historial el 26 de mayo de 1927 en el Stadium Metropolitano de Madrid con asistencia de los Infantes Don Jaime y Don Juan.
Es el primer partido internacional jugado por la selección española, aunque fue más un partido de exhibición para introducir de una vez por todas el rugby en el panorama deportivo español.
La entrada no pasó de ser bastante pobre.
A las 6 de la tarde se presentaron ambos equipos en el terreno de juego entonándo la banda del Regimiento de Wad-Ras La Marsellesa y La Marcha Real en honor de los contendientes.
El francés M. Maillan ejerció de árbitro y alineó así a los equipos:
España, con camiseta roja y pantalón azul: Wolf (zaguero), Pedraja, Gabillón, San Basilio, López Bosch (tres cuartos); Enrique Simón (apertura), Muñoz (melée) (medios); Ferreras, Ferrando, Vázquez, Palomino, Larrañaga, Candela, Gancedo y Ramón de Simón (capitán). Los jugadores españoles pertenecían al Real Madrid, Athletic de Madrid, Real Sociedad Gimnástica Española y Cataluña Rugby Club.
Francia, con camiseta azul y pantalón blanco: Piquemal (zaguero); Nouhaud, Behoteguy (capitán), Pascot, Jardel (tres cuartos); Du Manon (apertura), Dupont (melée) (medios); Rivere, Cazenave, Bousquet, Gallia, Etcheverry, Loury, Camicas y Bonnomy.
Marcador español: Ferraras consigue los 3 primeros puntos con un ensayo que no es transformado.  Minutos después Simón consigue los otros 3 puntos españoles con otro ensayo.
El primer tiempo fue de total dominio francés llegando al descanso con victoria de 32 a 0. En la segunda parte continuó el dominio francés finalizando con el resultado de 66 a 6.
Ambas selecciones fueron muy aplaudidas durante y al finalizar el encuentro.
Por la noche se celebró un banquete en el restaurante Tournié en honor de la delegación visitante presidido por el doctor Gutiérrez, presidente de la Unión Española de Rugby, que agradeció a nuestros vecinos el que se hubiesen convertido en la "madrina" española a nivel internacional y lanzó un deseo, el de llegar algún día a igualar los éxitos de nuestros invitados.
Por su parte, el presidente de la Federación Francesa, M. Lery agradeció las atenciones y recordó los difíciles inicios del rugby francés. También hablaron los capitanes, el árbitro y el embajador de Francia, M. Peretti de la Rocca. También acudieron como invitadas la prensa francesa y la de Madrid que dió buena cuenta en sus páginas del acontecimiento. Mr. Rutherford acudió representando a la comisión internacional.